jueves, 3 de abril de 2008

Una de transportes

Esta mañana tenía que ir a resolver un asunto al centro de Barcelona.
Una, que es consciente de como está el tráfico en la ciudad, de lo que cuesta encontrar un sitio donde dejar el coche y unas cuantas zarandajas más, como el precio de los parkings, ya sean zona verde, azul, o parking privado, ha decidido ir en transporte público.
El problema es que desde mi casa al sitio al que tenía que ir, no hay ningún medio de transporte público, exceptuando el taxi, que no conlleve hacer un par de transbordos, ferrocarril, metro y autobús, o marcarme un paseo de más de 1/4 de hora para llegar directamente al metro.
Así que, optando por lo que a mi parecer era más rápido he ido a coger el ferrocarril.
No llevaba ningún título de transporte, (vulgo: tarjeta), con lo que me he dirigido a la máquina expendedora, ya que en la estación no he visto taquillas abiertas.
He mirado las opciones y he visto que además de la famosa T10, que permite realizar 10 viajes individuales y cambiar de medio de transporte las veces que sean necesarias, por el mismo importe, mientras realices el transbordo dentro de la hora y cuarto siguientes a la primera vez que marcas y no repitas, (si marcas en el metro, por ejemplo, no vale volver a hacerlo, pues están todas las líneas interconectadas, pero si que puedes coger dos autobuses de distintas líneas, a esto se le denomina Sistema tarifario integrado), la tarjeta de 1 viaje llevaba la misma denominación y dado que no suelo desplazarme con estos medios demasiado a menudo, he optado por sacar un billete de estos.
Al llegar al metro, he introducido la tarjeta en la ranura de la máquina que da acceso al andén y me la ha rechazado con un mensaje que decía "Título no válido".
Como en esta estación había una taquilla abierta con una persona de carne y hueso para atender al personal, le he preguntado y me ha dicho que no. Que la tarjeta de un solo viaje no permite hacer transbordos.
Cuando le he preguntado por qué motivo, si no lo permite, la llaman también sistema tarifario integrado, se ha limitado a encogerse de hombros y recomendarme que comprara la T10.
¿Y si no vuelvo a usarla nunca más? le he dicho.
-Pues entonces ha de pagar el billete individual en cada transporte que coja- me ha dicho.
La he comprado. ¡Que remedio!.
Un viaje cuesta 1,30 € que multiplicado por 6 (3 de ida y 3 de vuelta) resultaban 7,80€. Prácticamente el valor de la T10, pero 5,20€ más caro que si hubiese podido desplazarme con una sola tarjeta de ida y otra de vuelta.
---
De haber ido en coche, hubiese tardado 20 minutos en llegar a destino y el parking me hubiese costado, dado el tiempo que he tardado en resolver la cuestión, como mucho 3 ó 4 euros.
En transporte público he tardado casi una hora en llegar (más casi otra en volver) y finalmente he gastado cerca de 10 euros.
---
Así que voy a imitar a Bart Simpson y a escribir cien veces en la pizarra:

¡A ver si aprendo, coño!

6 comentarios:

Selma dijo...

Creo Eulalia que has tenido suficiente castigo, para que además te castigues en copiar, los humanos somos así nos encanta tropezar una y otra vez!

Molts Petonets!

Raúl Pleguezuelo dijo...

público es un tema pendiente en toda España, todos se llenan la boca diciendo que apuestan por él, pero cuando llegan al poder se olvidan.
Para empezar es carisimo para el que lo usa de forma eventual. Yo trabajo con el coche, por lo tanto no tengo bonotransporte, si alguna vez tengo que ir en transporte público, me sale tres veces más caro que si voy en coche, por no contar con que tardo mucho más.
Un ejemplo: de Fuenlabrada a Rivas en coche tardo 15 minutos por la M-50, en transporte público mas de hora y media, con un huevo de trasbordos pagando en los distintos trasportes. Y si se me pasa la hora , no tendría ni idea de como volver a mi casa usando buhos.
Nada, que fuera del trabajo también voy en coche.

Eulalia dijo...

Selma:
Bueno, lógicamente es una figura retórica. Bastantes veces tuve que hacerlo en el cole, jajaja. Recuerdo cuando salieron los Bic, (si, los he visto "nacer") lo bien que iban, pues podías coger tres o cuatro a la vez y así nos ahorrábamos hacer buena parte del castigo.
Bisous chere amie. (Y disculpa si falta algún acento, que me parece que si).

Eulalia dijo...

Raul:
Justamente es lo que me sucede. Voy y vuelvo del trabajo en coche y si he de ir de compras, como vivo muy cerca de un centtro comercial, suelo ir a pie. Si las he de hacer en el centro, las hago a la vuelta del trabajo, con lo que voy en coche. Y el dia que me da por usar el transporte público ¡ya ves!.
Pa que luego vayan diciendo que es mejor. ¡Ja!.
Un abrazo.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Esto os pasa por vivir en estas grandes urbes, hubierais emigrado a un pueblo grande o una ciudad pequeña como llamo yo a la mía , esto no os pasaría, je,je.Cada día estoy más contenta de haberme largado de Barcelona y más cuando leo tus peripecias Eulalia, si quieres te ayudo a copiar lo del castigo...

Sònia... no tan fiera... dijo...

:-( es un auténtico coñazo, sinceramente... pero por lo menos ahora tenemos la T10 que nos deja integrar los transportes! Cuando yo iba a la universidad aún no existía y me dejaba un pastón...

En fin, lo lógico es que si se quiere potenciar el transporte público se den ayudas y no se pongan trabas.. ir a BArcelona es un coñazo sólo compensado si vas por placer..

Petons!