viernes, 4 de mayo de 2007

No es justo

"A mí no me gusta que me digan 'no puede ir usted a más de tanta velocidad, no puede comer hamburguesas de tanto y le prohíbo beber vino'".

Estas son las palabras del impresentable ex-presidente del gobierno, que tiene asignada "ad infinitum" una buena de pasta, en concepto de "paro", que pagamos todos los que, con nuestros impuestos, contribuimos a los gastos del estado.

Un, afortunadamente, ex-presidente que se enorgulleció de poner los pies encima de la misma mesa que el otro impresentable, el que manda en USA.

Un, gracias a Dios, ex-presidente que cada vez que abre la boca nos llena de vergüenza a los que tuvimos que soportarle.

¡Y pensar que su subsidio de paro es para siempre!
No es justo.

En este país cuando un currante se queda sin trabajo apenas tiene derecho a dos años de subsidio y para que este tiempo sea efectivo ha de haber cotizado durante más de un año y tener cargas familiares y no puede trabajar en ningún sitio mientras lo cobra.
Al finalizar este tiempo "Si te he visto no me acuerdo", "Búscate la vida" y si no encuentra otro trabajo a vivir de lo que pueda, llámese familia, trabajo denigrante y mal pagado en negro, o lo que sea.

Sin embargo gentuza como ése, después de haber gozado de unos años de muy buen sueldo, tienen subsidio hasta que la palmen y además pueden trabajar en lo que quieran ya sea un banco, una empresa privada, o, como en el caso que nos ocupa, dando conferencias por ahí.

Aunque me pregunto de que leches hablará en estas conferencias, aparte de meter la pata, como no sea de como ser inspector de hacienda, pues muchos estudios y conocimientos no parece tener este elemento.

Repito: No es justo.

1 comentario:

Solvvinge dijo...

Calla, calla...

Que lo he visto mientras comía y, primero, me ha ido de un tris que se me atragantara el pollo, y después... casi me hago un nudo de la risa de ver como algunos pueden hacer semejante ridículo. De vinito, parece ser que iba sobrado el muy cenutrio, pero la vergüenza se la debió dejar en el vestidor.

Moraleja: Poner la tele a la hora de comer puede ser MUY contrapoducente para la salud.

Un beso, guapa :*************

Sol