sábado, 22 de septiembre de 2007

Tirar a un hijo a la basura

Hoy he oido en la radio, (es lo que tiene trabajar escuchándola todo el día, que me entero de las cosas más por ella que a través de los periódicos), decía, pues, que he oido que han encontrado el cadaver de un bebé recién nacido, con el cordón umbilical y todo, en una planta de tratamiento de basura, al abrir una bolsa para echar su contenido a la incineradora.

Me han dado escalofríos solo de oirlo.

No entiendo como alguien puede ser capaz de hacer algo así.
Por un lado me planteo estas preguntas: ¿La madre del bebé no tiene familia?, ¿nadie de su entorno supo que esa mujer estaba embarazada?, ¿el padre de la criatura conocía su existencia? y lo más preocupante: ¿nadie preguntó por el fruto de ese embarazo?.

No me cabe en la cabeza que nadie pueda deshacerse de un hijo de esta manera, pero menos aún que nadie se preocupe.

Por otro lado, si la criatura no era deseada, ¿porqué no abortó cuando el ser humano todavía no se ha formado, cuando tan sólo es un coágulo amorfo de células?.

Los católico-apostólico-romanos dirán que tan crimen es lo uno como lo otro, lo sé, pero para mí es mucho peor dejar que la criatura se forme y nazca, para después tirarla a la basura, que quitártela antes de que empiece el desarrollo del ser.

1 comentario:

ascen dijo...

Las personas que están cerca de estos problemas y de los que cometen estos actos criminales tendrán más información para entenderlos que no justificarlos porque desde luego, desde la distancia es el mayor horror oir que unos padres matan a su hijo.
Y desde luego el criterio de la iglesia que compara esto con el aborto de un incipiente embarazo, me deja indiferente... mientooo, me pone de los nervios jajaja sobre todo por lo que esconden al defender esa postura que desde luego no es amor a los prójimos que sientan como iguales, porque poco más que tratan como infantes sin capacidad a sus seguidores... ¡vamos que lo hacen! y como digo, no por amor si no por deseo de control de masas y de bienes.