jueves, 25 de octubre de 2007

¿Racista yo? ¡Noooo!

Hoy la actualidad ha girado, mayormente, en torno al caso del cabestro que agredió a aquella chica ecuatoriana.
Se ha comentado que todas las cadenas de televisión intentan entrevisarle y que, si bien concedió la primera entrevista a cambio de un paquete de tabaco, en estos momentos se valora a sí mismo en unos dos mil euros.
Al oirlo he exclamado: "¿Dos mil euros?, dos mil patadas en los huevos le daba yo con esto" y he señalado al calzado que llevaba puesto en ese momento, calzado de seguridad con la punta reforzada en hierro.
Porqué demostró ser muy valiente metiéndose con la persona más débil que había en el vagón ¿verdad? ¡Que macho debió sentirse, pegándole a una niña!
También se ha comentado que la ministra de exteriores ecuatoriana ha venido a España a interesarse personalmente en el caso, a lo que el conductor del programa ha señalado que porqué no lo hizo cuando eta puso la bomba en barajas y si es que esa muchacha es más importante que los dos muertos de aquel atentado.
¡Bueno!, imagino que, dado que aquel atentado no buscaba causar víctimas y que solo la casualidad, el azar o el destino hicieron que aquellas dos personas estuvieran allí, durmiendo en el coche y la delicada situación política del momento, no se quiso echar más leña al fuego.
Pero esto ha sido diferente.
El ataque gratuito de que ha sido víctima esta joven, por parte de un cabrón racista, más el bombo que le están dando las cadenas de televisión, supongo que ha provocado esta visita y este interés por parte de la ministra.
Porqué la tele magnifica los hechos como nadie, buena prueba de ello fue el caso El Jueves.
Y no quiero decir que el hecho fuese menos punible de no haber sido emitido por televisión y visto en todos los medios.
El tarado que la atacó se excusa en que iba borracho y "se le fue mucho la olla", pero, según parece, no estaba lo suficientemente mal como para no poder irle contando a algún colega, que debe ser tan imbécil como él, lo que estaba haciendo.
Además, yo conozco a mucha gente que, en un momento dado, han pillado una cogorza como un piano y no por ello han ido apalizando al personal.
Y aunque todos condenamos el hecho, he oido un par de comentarios que demuestran que, en el fondo, a algunas ¿personas? no les parece tan grave como es.
"Y cuando son ellos los que apalizan a un español, ¿porqué no viene entonces la ministra a dar explicaciones?" o "Va por lo que hacen estas bandas de peruanos" o "...todas estas bandas de sudacas que se meten con nosotros..." siempre seguidas, o precedidas, eso si, de un "Yo no soy racista, pero..."
Pero.
--
¡Por cierto! la tercera persona que aparece en el vídeo, ese que miraba hacia otro lado, hoy se ha presentado a los mossos y ha declarado como testigo.
--

11 comentarios:

crepiq dijo...

Eulalia pienso como tu aunque se la levantado demasiado revuelo.Yo pregunto donde estaba toda esta gente cuando las bandas de latin kings apalizaban a blancos ?? y eso que dice el energumeno de que iba trompa,yo en ningun momento de la grabación lo veo.el tio esta muy sereno y sabe perfectamente lo que hace.Ah ! te he enlazado en mi blog.salutacions.A10.

RGAlmazán dijo...

El problema es un caso claro de xenofobia. El otro problema es un caso claro de la justicia. Un juez que le deja en libertad provisional y una fiscal que hasta que no ve la prisión mediática le acusa de falta y no de delito (sin embargo, quemar las fotos del rey sí que es un delito indubitable).

Salud y República

Naveganterojo dijo...

Hombre Rafa,es que no puedes comparar la quema de fotos de sus majestades los "reyes majos" con una simple paliza a una "sudaca".
Para que luego digan que la ley no es racista ni esta politizada.
A todos estos "machotes" que van organizando broncas por donde pisan,habria que ponerlos a picar carbon de sol a sol,a ver si cuando acabaran su jornada laboral tenian ganas de joder al projimo.
Salud y republica

Small Blue Thing dijo...

Pues mira Eulalia, precisamente, hablando del asunto, en mi menameíto:

¿Y si tiene una enfermedad?

No sería el primero en ser utilizado por los fachas de toda la vida... sólo había que ver esta mañana Antena Tres... y luego vomitar. Pero ¿y si realmente habláramos de una persona con un grave problema?

Eulalia dijo...

Pitufa: tienes razón, ya se ha dicho eso de la enfermedad, y no solo eso, sinó que como la madre le abandonó de pequeño, el padre se desentendió de él y quien le cuida es la abuela, pues el "pobre" no está entero.
Crepiq: Gracias por el enlace. Y desde luego no hay revuelo sin tele, esto está claro.
Rafa y Navegante: Teneis toda la razón.
Gracias a todos por vuestras aportaciones.
Saludos.

llenguaddicta dijo...

El tema me parece mucho más grave de lo que algunos quieren que sea. Escondiéndonos en comentarios como "Va por los que apalizan a blancos" estamos dando por válido el ojo por ojo. Si empezamos a remontarnos en venganzas sacadas de la manga, acabaremos apaleando a los italianos porque Julio César nos invadió. Será porque me paso el día rodeada de locos bajitos y tengo el disco rayado, pero realmente creo que la violencia no se combate con violencia (aunque debo confesar que lo primero que me pasó por la cabeza cuando lo dejaron en libertad y se pavoneaba ante las cámaras fue: "qué pena que no te encuentres casualmente con un paisano de la niña, supuestamente borracho, y te parta la cara").

A lo que iba, lo realmente grave del asunto es que la justicia ha dejado de ser lo que su nombre indica. No hay más que echar un vistazo a unas cuantas sentencias recientes para darse cuenta de que nos estamos empezando a acostumbrar a los supuestos arranques de violencia sin importancia causados por el alcohol (dicen). Hace poco se sabía que un juez ha dejado en libertad a un hombre acusado de apalizar a su mujer y a su hija porque, según dijo, había bebido (¿no os parece increíble que el consumo de drogas, donde incluyo el alcohol, sea un atenuante en este país de mierda? Bajo los efectos del alcohol me cargo a alguien y como mucho me caerán unos añitos, de los que no cumpliré ni la mitad; en cambio, robo una barra de pan para dar de comer a mis hijos (conste que es una primera persona mayestática, si se puede decir así), y me pudriré en la cárcel). Si a eso le sumamos que haber tenido una infancia "difícil" parece ser el justificante universal, nos encontramos con que a hechos idénticos, soluciones distintas (me pregunto qué hubiera pasado si el agresor hubiera sido ecuatoriano y la niña catalaneta, aunque todos sabemos la respuesta). Cada día nos parecemos más a nuestros incómodos vecinos, los gringos. Solo espero que no lleguemos al extremo de convertir un arma en parte de nuestro atuendo cotidiano.

En fin, que tal como está el patio, una ya no sabe si cortarse las venas o dejárselas largas...

PD: Mama, se me hace raro ver que llamas Pitufa a otra que no seamos mi hermana o yo... ;-)

Eulalia dijo...

Raquel: Quizás sería más correcto llamarla pitufina, pues es su imagen del blog, pero me ha salido así. Besos.
P.S. Muy bueno tu comentario.

Naveganterojo dijo...

Eulalia, al hilo de un comentario tuyo en el que dices:"que como la madre le abandonó de pequeño, el padre se desentendió de él y quien le cuida es la abuela, pues el "pobre" no está entero",me viene a la memoria los cientos de hombres y mujeres,hijos de "rojos de mierda",que fueron cuidados por abuelos,tios,vecinos,etc,(gracias a la limpieza etnica realizada por el enano del bigote),y que no por eso se dedicaron a apalear a la gente que convivia con ellos,sino que en su inmensa mayoria llegaron a ser los mejores padres que alguien pueda desear.

llenguaddicta dijo...

Y para seguir el hilo del naveganterojo, por la misma regla de tres los millones de niños huérfanos a causa de guerras, hambre, sida, catástrofes naturales... deberían ser todos unos delincuentes agresivos y sin escrúpulos, y me imagino que si se liaran a palos con todo dios, en dos días aquí no quedaba ni el apuntador...

Estamos llegando a unos extremos tan absurdos a la hora de intentar dar con la causa de ciertos comportamientos, que dejamos en un segundo plano el hecho principal: una niña fue apaleada.

Naveganterojo dijo...

Tienes razón llenguaddicta, se nos olvida el tema del blog, mientras nosotros nos vamos por las ramas esa criatura tiene que estar pasando unos días realmente horribles.
Humildemente pido perdón por salirme por la tangente, y no pensar en la joven objeto de la barbarie y la sinrazón.
Desde aquí quiero enviar mi apoyo moral a la chica y a su familia

llenguaddicta dijo...

Pido disculpas al naveganterojo si mi comentario era ambiguo. Cuando hablo de que nos estamos perdiendo en la búsqueda de razones me refería al público en general, ni mucho menos a los que estamos interviniendo en este blog.

Era una protesta por todo el bombo que se le está dando al capullo ese y a su "dura" infancia para justificar un hecho brutal e injustificable. Tan solo eso.

Sorry ;-)