sábado, 20 de diciembre de 2008

¿Qué se chutan los que mandan?

Cada dia que pasa me convenzo más de que los que mandan se meten algo muy fuerte, sinó no me explico este afán recaudatorio que les invade.

Ahora se han inventado un par de motivos más con los que multarnos.

En primer lugar está lo de que en los accesos a la ciudad de Barcelona (y ya veremos donde opinan que empiezan estos accesos), la velocidad máxima sea de 40 km/h, o sea, por debajo de la mínima autorizada en autopistas y autovías.
Dicen que serán velocidades móviles, o sea, que irán cambiando dependiendo de la cantidad de tráfico y a mi es que me da la risa.
¿Han intentado estos señores a ir a más de 40 en los accesos a Barcelona en momentos de congestión? ¡Si ya es un milagro ir a 20!
Claro está que esto irá acompañado de mogollón de radares, (quizá quien los fabrica es coleguilla de alguno de los que hacen estas leyes), y las correspondientes multas si no se va a lo que ellos dicen.

Lo cual a mi me plantea una pregunta: ¿Como se lo montarán para que los radares detecten en cada momento cual es la velocidad permitida?
Porqué si esa velocidad puede ser variable, en consecuencia, los radares, que han de detectar quien la sobrepasa, han de estar preparados para saber, en todo momento, cual es la velocidad máxima permitida, ¿no?.

El segundo motivo que me hace pensar lo que digo al principio, ha sido una circular que nos enseñó ayer mi jefe.

Resulta que si caes enfermo y no entregas el parte de baja laboral antes de 5 días, nos multarán.

Le pregunté a mi jefe quien iba a ser multado y él me respondió que la empresa, pero que, lógicamente, esta multa se descontaría del sueldo del trabajador que hubiese incumplido la norma.
¡Ah! estas multas pueden llegar a los 600 euros.

Llegados a este punto le pregunté: "¿Y si vives solo, estás tan enfermo que no puedes moverte y no tienes a nadie que pueda ir a entregar la baja? ¿Llamas a algún compañero que la venga a buscar?"
"¿Para que vas a hacer perder el tiempo a tus compañeros? me respondió. Y añadió "te arrastras pero la traes"

"¡Vale!" le dije "pero ¿quien me garantiza a mi que tu la presentarás a tiempo, no se traspapelará o que el gestor la presentará a tiempo?" le pregunté.

"Nadie" me contestó.

"¡Ya! Y si eso pasa, ¿igualmente vamos a tener que pagar los currantes vuestro descuido?"

"Bueno, puedes denunciarme." respondió.

"¿Y que pruebas tengo de que si que te la he traido a tiempo?" le dije.

"Ninguna, claro, es tu palabra contra la mía".

"Con eso me dices que cada vez que tenga que entregarte un parte de baja, al mismo tiempo te tendré que hacer firmar un papel conforme lo he hecho dentro de plazo, así, si hay despistes por tu parte, tendré una prueba de que no ha sido culpa mía. ¿no?"

"Si, mas o menos acabaremos así" me dijo.

(Conste que todo esto era de buen rollo, que mi jefe es un buen tipo, y la cuestión era totalmente hipotética, pero...)

Más tarde, mientras le daba vueltas a esta cuestión pensé en otra cosa:
¿Que pasa si esa hipotética persona que vive sola está tan enferma que la han de ingresar en la UCI? ¡Ni siquiera va a poder llamar al compañero para que la lleve en su nombre!

¡País!

3 comentarios:

Mª Mercè dijo...

Hola reina, primer de tot desitjar-te un Bon Any 2009 i desprès dir-te que les visites des d'Arequipa (Perú) les vaig fer jo. Acabo d'arrivar!!
Desprès de festes començaré a publicar el diari al nou bloc.

Petons i abraçades!!

José GDF dijo...

A este paso nos denunciarán por respirar más hondo de lo permitido... Según el momento del día...

Y como nos faltará el aire, caeremos enfermos y como no podremos entregar el parte de baja, nos sangrarán aún más...

¡Así da gusto tirar del carro!

Carolus dijo...

No debería leer esto... Es retorcidamente maquiavélico. Entre, mire y ya me contará:

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf