miércoles, 9 de julio de 2008

Incongruencias

He visto hoy en La vanguardia un artículo que hablaba de la cantidad de comida que tiramos a la basura y eso me ha hecho pensar en Marga.

Marga es una amiga que trabaja en la cocina de una residencia de estudiantes, hijos de padres que pueden permitirse pagar 1200 euros al mes para que los "niños" puedan estudiar en Barcelona.

Como es de suponer, por este precio, todo el material que se utiliza para realizar los diferentes platos de los menús diarios es de primerísima calidad.
Y también que se realizan más raciones de las precisas, pues siempre cabe la posibilidad de que a todos les de por tomar una misma cosa, con lo que el equipo de cocineros ha de preveer que de cada plato que compone el menú, haya suficiente para hacer frente a esta eventualidad.

Por supuesto, por este precio, los platos que no se consumen a lo largo del dia, no pueden figurar en el menú del día siguiente, con lo que al finalizar la jornada, el equipo de cocina tira literalmente a la basura todo aquello que no se haya consumido, excepto lo que ellos mismos aprovechan para sus hogares.
Pese a eso, sigue sobrando gran cantidad de comida en perfectas condiciones y de primerísima calidad.

Un día, Marga, apenada al ver que se desperdiciaba toda aquella comida, le preguntó a su jefe porqué no se ponian de acuerdo con alguna asociación caritativa, de esas que gestionan comedores sociales.

La respuesta de su jefe fue que si algún día alguna de esas asociaciones deja que la comida se eche a perder, pero la sirve y le sienta mal a quien la consuma, la responsabilidad es de quien ha entregado la comida, con los problemas que tal cosa le acarrearía. Y que ante esta posibilidad, prefería tirarla a la basura.

4 comentarios:

llenguaddicta dijo...

Ja sabeu que treballo en una escola. Al menjador escolar passa una cosa semblant. No és del nivell de "pijerío" de la residència que expliques, perquè tothom menja el que toca, el menú és únic, com a totes les escoles. Bé, el cas és que normalment sempre sobra menjar, perquè un nen no acostuma a menjar com un adult. Del menjar dels profes que sempre és una mica més variat que el de la canalla) també acostuma a sobrar gran quantitat, i tot es llença, perquè el departament de Sanitat s'ha posat molt estricte amb això. El que diu el cap de la Marga és cert, la llei és així, per més que ens sembli incongruent. Però crec que com tota llei, hauria de poder tenir les seves excepcions. És el mateix que la polèmica sorgida temps enrere amb les vaques boges. Si les menjaves, podies arribar a desenvolupar la malaltia. Es va dir que aquelles vaques s'enviessin a Àfrica, als països on la gent mor de gana, perquè de tota manera moriran. En fi, la frontera entre el que és ètic i no ho és no sembla que sigui tan clara. Òbviament amb el cas de les vaques boges no hi estic d'acord, però el menjar que sobra en un lloc com el que treballa la Marga, s'hauria de poder enviar a un menjador social per ser consumit en el mateix dia.

Crist dijo...

de hecho en mexico se desperdicia cada dia 20.000 toneladas de alimentos , imaginense cuanto se desperdiciara en todos los paises del mundo.

por cierto me gusta tu blog y quiero preguntarte , como pusiste el "feevy" con barras de desplazamiento.

http://www.crist-stilec.blogspot.com/ gracias.

Eulalia dijo...

crist:
Me he pasado por tu blog para dejarte una explicación a tu pregunta, pero veo que ya lo has hecho.Saludos.

Raquel: Jo també ho penso. S'hauria de poder fer alguna cosa.
Un petonet

Marian dijo...

Que pena, que no se comparta lo que unos tienen de más con los que tienen menos recursos.
Es vergonzoso tener que tirar tanta comida.
Un abrazo Eulalia.